Alimentación equilibrada y ejercicio físico, claves para una vuelta al cole saludable

ImagenMovil

La obesidad infantil, uno de los problemas de salud pública más importantes del siglo XXI, genera un proceso de inflamación crónica que puede afectar al sistema inmune. Mantener un peso adecuado es un factor beneficioso a la hora de enfrentarse a una infección vírica como el COVID -19 y para Belén Ortuño, nutricionista, máster en nutrición infantil de la clínica Nutrysalus y asesora de Primaflor, es fundamental seguir una alimentación equilibrada rica en vegetales e hidratos complejos, proteínas y grasas de calidad, además de practicar ejercicio físico regularmente. Una buena nutrición es esencial para que los niños rindan académicamente y mantengan sus niveles de energía y concentración. En el caso de ser positivo en COVID, lo importante es adecuar la alimentación a las necesidades del pequeño infectado,  priorizando alimentos ricos en energía y nutrientes, y mantenerse hidratado teniendo el agua como fuente.

Qué comer diariamente. La verdura, la gran aliada del desarrollo infantil.

Los vegetales, debido a su aporte de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, no deben faltar en una alimentación equilibrada puesto que son fundamentales para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños.

Lo ideal es consumir diariamente este tipo de alimentos, en crudo (ensaladas), cocinadas (plancha, horno, vapor…) y evitando los fritos, donde se pierden más nutrientes y se pueden crear compuestos tóxicos. En este sentido, Belén Ortuño recomienda “la ingesta de, al menos, 3 piezas de fruta y 2 raciones de verduras, donde se incluya una fruta rica en  vitamina C y al menos un vegetal en crudo”.  En cuanto a ideas y propuestas, “un plato de verdura al vapor aliñada con aceite de oliva virgen, un trozo de merluza y arroz integral sería una buena opción para comer”, concluye. Otras opciones creativas de Primaflor para acercar las verduras y hortalizas a los niños son sus recetas de ensalada de brotes y pollo o ensalada de salmón ahumado

Una dieta baja en estos alimentos o una dieta de mala calidad, puede generar problemas a corto y largo plazo, como la obesidad y las patologías asociadas a la obesidad, ciertos trastornos digestivos, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares o neurodegenerativas.

Por ello es importante habituar a los niños al consumo de verdura de manera regular y para ello, según la nutricionista, “el primer paso es el ejemplo, y para ello es recomendable que haya fruta y verdura siempre en casa y que vean que se consume diariamente”. Lo ideal es presentarlas de diversas formas para que prueben sabores y texturas diferentes y se vayan así habituando al sabor, además de evitar los alimentos ultraprocesados, más atractivos para su paladar.  “Es bueno ofrecerles siempre un plato de verdura no muy abundante en las comidas principales y que coman de acuerdo a sus necesidades para que no se agobien”, propone Belén Ortuño.

Snacks vegetales, ideales para el tentempié de media mañana o la merienda.

La calidad nutritiva de los almuerzos escolares es una de las principales preocupaciones de los padres. Existen muchas opciones saludables, sin tener que recurrir a alimentos ultraprocesados.

La verdura troceada con humus para “dipear” es una opción saludable que aporta  nutrientes y energía, por su contenido en proteína e hidratos de calidad. El humus y los patés vegetales se pueden preparar de múltiples formas para dar diferentes sabores y colores que pueden hacer más atractivo el almuerzo para los niños. Hummus con boniato y tomate cherry es la opción de Primaflor para almorzar de manera saludable.

Los bocadillos vegetales son también una buena opción si se elaboran con alimentos de calidad. Belén Ortuño: “Lechuga, tomate y queso fresco; tomate rallado con salmón ahumado; atún con tomate rallado; o guacamole con jamón serrano son algunas combinaciones para hacer del bocadillo un almuerzo completo, utilizando siempre pan integral por su aporte en fibra”. Primaflor recomienda el delicioso mollete de lechuga y mortadela, una forma original de introducir una alimentación saludable en “verde” a las tradicionales meriendas de mortadela y pan.

Y la cena, ligera pero completa

La cena siempre debe incluir entre el 20 y el 25% de las calorías totales que se deben consumir al cabo del día, ya que durante la noche el consumo de energía es mínimo.  La elección de los alimentos es estratégica, para no quedarse con hambre ni recurrir nuevamente a procesados con alto contenido en azúcares. Desde Primaflor se recomiendan algunas verduras ideales para esta temporada de otoño, como es la tortilla de kale con ajos tiernos  o su pak choi al curry verde.

Otras noticias