5 consejos para recuperarte de los excesos navideños

Las Navidades de este año, tan atípicas por la pandemia, no han generado un cambio de rutinas alimenticias: las cenas de Nochebuena y Nochevieja, y la comida de Navidad, siguen siendo tres fechas  en las que la ingesta de calorías se dispara debido a los picoteos, los dulces y el exceso de comida en general. Pero no todo ha de ser malas noticias para nuestro organismo, llega enero y aún podemos recuperarnos de una forma sencilla, saludable y creativa a través de estos consejos para recuperarte de los excesos navideños que hemos preparado Primaflor.

 

La Navidad, en términos alimenticios, supone un exceso tras de otro, a las ingestas habituales se suman otras extraordinarias de tipo picoteo, bebidas, dulces que incrementan la báscula entre 3 y 5 kilos, según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad.

Con la llegada del mes de enero, es el momento de la recuperación y los buenos propósitos, fáciles de llevar a cabo si se cuenta con un poco de planificación, creatividad y ganas de movimiento. Desde Primaflor, os presentamos estos sencillos consejos para llevar a cabo esta “cuesta de enero” de forma creativa y asumible. La clave: ejercicio físico, una planificación semanal y la nevera llena de alimentos ricos en proteínas, vitaminas, hidratos de carbono y antioxidantes como fuentes de energía de alta calidad.

Estos son los consejos para recuperarte de los excesos navideños, que ha preparado Primaflor, y comienza el mes de enero de forma vital y saludable.

  • Planificación semanal de los menús. Realizar una planificación semanal de las comidas y cenas, e incluso tener realizadas alguna de ellas, es una práctica que no sólo permite una mejor organización de la compra doméstica y reducción de desperdicios, si no que ayuda al control de las comidas y, por qué no, una mejor organización de cara a la incorporación al trabajo, ya sea presencial o en remoto. Primaflor propone algunos primeros platos completos como es su tortilla de kale con ajos tiernos o bien unos cogollos rojos con pimientos del piquillo para un primer plato. Una bolsa de espinacas, acelgas o brócoli, esencial en el cajón de las verduras para un plato caliente de invierno bien saludable.
  • Para acabar de saciar, una buena ensalada. Hemos preparado el primer y segundo plato, pero aún tenemos sensación de hambre. Nada mejor que una ensalada para guarnición y acabar la comida de una forma completa y saludable. Con una mezcla de escarola rizada Primaflor, rúcula, huevo cocido, queso azul, aguacate y tomatitos cherry, una ensalada creativa completa para cerrar una comida o una cena completa.
  • Hidratación. Dejamos atrás el alcohol y recuperamos el hábito de beber agua de forma frecuente durante el día. El agua ayuda a la eliminación de toxinas. Además de beber, es importante incorporar alimentos ricos en agua como frutas y verduras que permiten una hidratación al cuerpo. Solo la lechuga contiene un 96% de agua.
  • Ejercicio físico, imprescindible. Además de seguir una alimentación equilibrada, el buen funcionamiento de las defensas también requiere una rutina de ejercicio físico adaptado a las necesidades y capacidades de cada persona. Rutinas como el gimnasio, tablas de ejercicios en casa o andar y estirar los músculos son básicos para mantener un estilo de vida más saludable y que el cuerpo no se oxide. Al menos treinta minutos, y si no se dispone, reducir el uso del ascensor y practicar más las escaleras.
  • Horarios y rutinas ¡si!. Comer a la misma hora permite al cuerpo mantener una rutina de aprovechamiento y distribución de las calorías ingeridas. Acostarse en las mismas franjas horarias permite al cuerpo regularse y recuperarse del esfuerzo.

Otras noticias